El libro imposible

Category : Arte

No se sabe si es un libro sobre botánica, alquimia, astronomía o medicina, o una combinación de lo anterior, o una clave secreta para para proteger algún conocimiento industrial. La única certeza es que se trata de uno los más misteriosos y raros del mundo.

Se trata del Códice Voynich que, según demostró el Carbono 14, fue escrito hace 500 años. Desde entonces han fracasado todos los intentos por descifrarlo y se han fabricado cientos de hipótesis para explicarlo, sin que nadie haya llegado a saber qué dice o cuál es realmente su contenido.  Tampoco han logrado probar que sea un engaño o una falsificación histórica; sus tintas, colores, grafía y papel demuestran la autenticidad del manuscrito.

Se lo entendería mejor como la creación de un artista. En el arte actual hay numerosos ejemplos de textos y dibujos coherentes inventados fuera de la realidad. Pero este libro tiene cinco siglos y su lenguaje posee la estructura profunda de un verdadero idioma. Por ejemplo, cumple plenamente con la ley de Zipf, que establece que en todas las lenguas humanas, la palabra más frecuente en un texto largo aparece el doble de veces que la segunda palabra más frecuente y esta segunda el triple de la tercera, el cuádruple de la cuarta, etcétera. Esto descarta la idea del  lenguaje artificial porque, además, la ley de Zipf fue enunciada varios siglos después de que el autor escribiera este Códice. Además, está escrito de un modo tan fluido, que no acusa cálculo alguno en la grafía de sus extrañas letras.

Las más de cien coloridas ilustraciones de especies vegetales con grandes raíces y extrañas conexiones, mujeres desnudas y algunas arquitecturas medievales, agrupadas en capítulos,  tampoco permiten descubrir con exactitud qué plantas o qué lugares son citados. Sólo las formas amuralladas y las almenas de algunos castillos hacen pensar que se trataría de algún lugar en  Italia durante la Edad Media.

Monarcas, monjes, eruditos y coleccionistas han sido dueños del Códice Voynich y hoy, su propietario es la Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale, que lo recibió en donación. Ellos han tomado el desafío de conservarlo ante cualquier deterioro o posible siniestro y de intentar, por fin, descifrar su significado.

Se crecería que bastaría con digitalizar sus 252 páginas para compartirlas con los actuales expertos del mundo en descodificación, pero no; para reproducirlo con total fidelidad han  decidido imprimirlo en una edición limitada de 898 copias, verdaderamente iguales al original.

Esa será la estrategia para preservarlo, difundirlo, e intentar desentrañar, por fin, los secretos de este libro imposible, el más misterioso del mundo.