“Un artista copia, un gran artista, roba”

Category : Arte

La perturbadora frase por cierto, no viene de Bob Dylan, si no de Pablo Picasso.

El diseño original, la copia, la inspiración, el carácter de inédito, son temas de una discusión inagotable que se instala a partir del siglo XX.

Hace una semana la galería Gagosian de Nueva York presentó una serie de 18 cuadros bajo el título “The Asian Series”, realizados nada menos que por el aclamado músico Bob Dylan.

A muy poco andar se ha develado que estas pinturas son reproducciones idénticas a las instantáneas de conocidos fotógrafos de los dos últimos siglos, como Henri Cartier-Bresson o Léon Busy, entre otros.

El revuelo provocado fue de tal impacto que la propia galería debió enviar un comunicado en el que matiza que el trabajo pictórico de Dylan, argumentando que “aunque está basado en muchas fuentes, incluidas imágenes de archivo e históricas, su frescura y su energía provienen de los colores y texturas observadas durante sus viajes”.

Pero, ¿qué nos queda por reflexionar más allá de ver la copia con otros ojos? Y es que desde la antigüedad, este era un sistema de aprendizaje habitual en los talleres y escuelas de pintura. Un aprendiz debía copiar la obra de su maestro, las pinturas de otros talleres y las de los artistas de otras épocas, con el fin de adquirir los conocimientos necesarios para su progreso.

Casi todos los grandes artistas copiaron a sus predecesores e incluso a los artistas de su época.  Poussin copió a Tiziano; Rembrant y Goya; Cézanne a Delacroix entre otros muchos y Van Gogh se inspiró y copió en numerosas ocasiones a Millet, Daumier y Monticelli. Por su parte Picasso también copió a Velázquez, Delacroix, El Greco, Courbet y Manet  y se inspiró en el arte africano, mientras que Matisse realizó numerosas copias en el Louvre.

Por lo mismo, podemos deducir que el cantante simplemente ha copiado algunas fotos originales en blanco y negro y las ha llevado a la tela como suelen hacer los estudiantes que acuden a pintar reproducciones de las grandes obras del Museo del Prado. Sin embargo, ellos no venden sus cuadros por miles de dólares. ¿Es ahí el gran error de Dylan?

¿Estos “covers” pictóricos que no citan la fuente, son otra jugarreta de las tantas que ha hecho el juglar a lo largo de su carrera?

¿O es sólo la ambición del galerista Gagosian que pretendía ir por lana y salió trasquilado?

A la izquierda, otra pintura del cantante y, a la derecha, la imagen de Dmitri Kessel, realizada en 2005.

El cuadro de Dylan, en grande, y la fotografía de Cartier-Bresson al costado izquierdo.

Nota: las fotografías de este artículos fueron copiadas de abc.es

Andy se tomó la Estación Mapocho

Category : Arte

Ograma, auspiciador de Feria Ch.ACO desde sus orígenes, estuvo presente en esta tercera versión con una obra singular “Andy”, una máscara que rinde un homenaje a Warhol, cuya influencia se siente aún en las tendencias más vanguardistas del arte latinoamericano contemporáneo.